Pistolero de Puente Llaguno sorprendido en España pidiendo asilo

Richard Peñalver, pistolero de Puente Llaguno durante el 11 de abril de 2002, fue sorprendido en Tenerife cuando realizaba una solicitud de asilo


Ha sido el abogado venezolano, José Antonio Carrero Araujo, quien sorprendió a Richard Peñalver cuando introducía una petición de asilo en la comisaría Pérez de Ayala de la Policía Nacional de España, el pasado lunes 2 de abril en Santa Cruz de Tenerife.
–La brigada de extranjería estaba petada de venezolanos y todos lo reconocimos aunque ya no lleva bigote.
Carrero Araujo es especialista en materia de extranjería y vive en las Islas Canarias desde hace ocho años, le ha explicado a este periodista que la Policía Nacional ha recogido la declaración de Richard Peñalver para luego remitirla a la Oficina de Asilo y Refugio.
–Esa instancia decidirá si la acepta o no una vez que la Policía Nacional investigue los antecedentes, ahora bien, lo que está ocurriendo con las solicitudes de asilo de los venezolanos es que son admitidas a trámite de manera automática para después denegarlas al cabo de un año o año y medio.
–Según su experiencia, ¿qué podría ocurrir en el caso de Richard Peñalver?
–Podría conseguirlo, pero ese señor está incurso en crímenes de lesa humanidad y el objetivo es lograr que ni siquiera se la admitan a trámite de asilo, lo que traería aparejada inmediatamente una orden de salida obligatoria de España y del espacio Schengen.
Carrero sostiene que el oficialista venezolano vive con su esposa y sus dos hijos al norte de Santa Cruz de Tenerife y que ha solicitado asistencia humanitaria  a la Cruz Roja para recibir “comida y asesoría migratoria”.
Sobre la presencia en las Canarias del pistolero de Puente Llaguno han corrido rumores desde principios de 2018, sin embargo, hasta ahora no existía ninguna prueba concreta de su estadía en España hasta que una casualidad quiso que se lo encontrase el abogado venezolano justo en la oficina que se encarga de las solicitudes de asilo.

Un pasado controversial

A Richard Peñalver se lo conoce  porque integró el grupo de los denominados pistoleros de Puente Llaguno durante el golpe del 11 de abril de 2002 en Venezuela, éstos fueron civiles partidarios del oficialismo que disparaban contra supuestos francotiradores enemigos del gobierno.
Peñalver alcanzó notoriedad porque lo grabó un equipo periodístico de la cadena Venevisión, encabezado por el reportero Luis Alfonso Fernández, desde un perímetro cercano al palacio presidencial de Miraflores en Caracas. Cuando ocurre ese episodio a Hugo Chávez aún no lo habían desalojado del poder.
La secuencia sirvió como prueba para inculpar a Peñalver y sus pistoleros en el asesinato de 19 personas durante la refriega que se produjo el 11-A con el arribo de una marcha opositora al centro de Caracas, horas antes de la insurrección militar.
Fue juzgado y absuelto gracias a que sus defensores argumentaron que había actuado en legítima defensa contra unos atacantes ocultos en un edificio cercano.
El proceso no resolvió las interrogantes que se hacía el país, quedó la sospecha sobre unos civiles simpatizantes del gobierno que portaban armas automáticas mientras que la Guardia Nacional se había quedado de brazos cruzados ante el tiroteo. Allí fue patente la simbiosis entre los efectivos de la fuerza armada y los incipientes círculos paramilitares de la revolución bolivariana.
Siguiente
« ant.
Anterior
sig. »